En Santiago florecen las tiendas de juguetes y ropa importados de segunda mano, también bajo el inocente nombre de “reciclados”.

En los escaparates se jactan de su procedencia americana y europea. Se venden en sacos al por mayor (ej.13k de barbies=100barbies 60e) y al por menor. Yo me pregunto de la procedencia de tal mercancía y que seguro que mayoría de sus antiguos dueños primermundistas piensan que su ropa y juguetes están en manos de un niño pobre y no repartidas por un montón de tiendas.

Probablemente si busco un poco puedo encontrar por 2euros mis antiguas camisetas expulsadas del armario hace algunos años.

En fin…

img_0001yuy.jpg