Pues eso…aprovechando el puente (=sandwich) de Mayo, Jorge, Cris y yo hemos cruzado los Andes (justo me estoy leyendo el libro de Viven!) para encotrarnos con Mendoza, ciudad de los árboles y el vino.